5429a3bf8614701924e12b8a_table-on-ten-bloomsville-new-york-tout

11 mayo 2016 Food waste

Alguna vez has oído hablar del Food Waste (comida desaprovechada) o del Food Lost (comida perdida)? Los dos términos hacen referencia al despilfarro de la comida. A continuación te contamos de qué se trata y te damos algunos consejos que puedes utilizar para mejorar la situación.

El Food Waste se relaciona con los países desarrollados, y hace referencia a tirar la comida a la papelera. Sea por qué se ha vencido la fecha de caducidad, el alimento no tiene el aspecto deseado, se daña en la nevera o no se consume durante la comida.

En cambio, el Food Lost se relaciona con los países poco desarrollados y con el momento de producción. Y por tanto, comida que no se puede utilizar. Las causas son principalmente meteorológicas, e infecciones de plagas.

De este modo, se considera que la mitad de la comida que se produce, queda en desuso. Los datos a nivel europeo ascienden a 90kg de comida desaprovechada y 190kg de comida perdida por persona al año. ¿No te parece muchísimo?

¿Qué puedes hacer tú para mejorar la situación? A continuación te presentamos algunos consejos que puedes seguir para reducir el Food Waste tanto en el momento de la compra como en el momento de consumo.

 

CONSEJOS PARA REDUCIR EL FOOD WASTE

1. Compra de manera inteligente y sé realista. Planifica tus comidas, compra sólo lo que necesitas. Por ejemplo si tienes que hacer una receta con dos patatas, no compres cuatro.

2. Elige las frutas y verduras que tengan forma fuera de lo convencional. Recuerda que las malformaciones en los alimentos son una de las causas principales del Food Waste.

3. A la hora de cocinar, sé consciente de la cantidad de comida que realmente consumirás y no cocines más.

4. Sin embargo, si no calculas bien y te pasas de cantidad, opta por compartirlo con alguien, o volverlo a usar en otro comida, sea en el mismo formato o haciendo una receta nueva. Por ejemplo si has comido pechuga, quizás puedes hacer croquetas para el día siguiente!

5. Si tienes poca imaginación para crear recetas nuevas, utiliza apps. Por ejemplo Handpick te facilita una lista de recetas a partir de los alimentos que te sobran!

6. Guarda la comida en los lugares adecuados. Separa bien la comida de nevera de lo que necesita temperatura ambiente.

7. Evita el desorden. La mayoría de las veces, si no ves la comida a primera vista, te olvidas de que lo tienes.

8. No tengas demasiado en cuenta las fechas de caducidad, ya que hacen referencia a la calidad de la comida y no a la seguridad alimentaria. Guiate del olfato para detectar su estado.

9. Apúntate todo lo que tiras a la papelera. Así, de cara a la siguiente compra, podrás prevenir su desgaste.

10. Da de comer a bancos de alimentos, granjas u otros lugares donde lo puedan necesitar.

11. Prueba guardar la comida en tarros. Dura mucho más!

12. Aunque parezca raro, las frutas que crecen en áreas urbanas también són comestibles! Aprovéchalas!

13. Que no te de vergüenza llevarte a casa la comida que te ha sobrado en el restaurante. Por poca que sea la porción, hazlo!

14. Educa a otras personas. No todo el mundo es consciente de este problema.

 

Sin comentarios

Publica un comentario